“Reiki es una técnica práctica y eficaz para sanar enfermedades, eliminar el estrés, relajarte y sentirte feliz mediante la canalización de "energía universal", una energía que nos rodea y al que cualquier persona puede tener acceso después de hacer un curso de Reiki.”

Más cursos de la Fundación Sauce.

Actividades Cursos
Inicio Quiénes Somos Vídeos y Multimedia Los Cursos de Reiki Contacto Reiki Gratuito Documentación Reserva de Cursos

Más actividades de la Fundación Sauce.

Una Web

de la

Los Cursos de Reiki

John Curtin,

Maestro de

Reiki

¿Te gusta?

¡Comparte con tus amigos!

Visita nuestro Canal de Youtube para más vídeos sobre Reiki Visita nuestra página de Facebook Reiki  Cursos y  Documentación

Reiki canaliza la energía que nos rodea para sanar a nivel físico, emocional y mental. Es una técnica sumamente eficaz para tratar el cáncer. Se utiliza en hospitales en EE.UU., Francia e Inglaterra (ver hospitales) como tratamiento complementario en Unidades Oncológicas para reducir el dolor causado por el cáncer y los efectos secundarios de su tratamiento.


El propósito principal de Reiki es sanar, para que el paciente se sienta bien. Muchos lo llaman "Energía Inteligente" porque actúa de forma automática donde más se necesita.

Artículo interesante: En el periódico "El Mercurio" de Chile, sobre cáncer en niños. Explica como se da Reiki a los niños enfermos de cáncer en el hospital.AQUI















 

 












También aconsejo aprender Reiki. Muchas personas usan Reiki para paliar los efectos de su tratamiento haciendo un curso de Reiki y aplicando Reiki a ellos mismos. Encontraras relatos personales de pacientes de cáncer que lo han conseguido aqui o visitando el Foro de alumnos y pacientes aqui.







Carmen, alumna de Reiki Nivel II de la Fundación, comenta como Reiki ayudó a su madre que tenía cáncer del pulmón.




María habla sobre cómo el curso de Terapeuta de Reiki Profesional le ayudó en su crecimiento personal para sanar sus emociones y afrontar la negatividad que le rodeaba.




Durante una sesión, las manos del practicante se posan ligeramente sobre la zona del cáncer. El paciente suele sentir un alivio gradual, seguido por un estado de profunda relajación. A largo plazo, después de varias sesiones, el paciente suele notar que este alivio es cada vez más prolongado.


Es especialmente recomendado cuando se usa en combinación con tratamientos convencionales contra el cáncer. Después de una cirugía, ayuda el proceso de cicatrización, elimina los efectos secundarios de la anestésia y sube los niveles energéticos del paciente.


En tratamientos con quimioterapia o radiación, elimina los vómitos y nauseas que son los efectos secundarios de los tratamientos y mantiene al paciente con fuerzas para soportar las sesiones.