“Reiki es una técnica práctica y eficaz para sanar enfermedades, eliminar el estrés, relajarte y sentirte feliz mediante la canalización de "energía universal", una energía que nos rodea y al que cualquier persona puede tener acceso después de hacer un curso de Reiki.”

Más cursos de la Fundación Sauce.

Actividades Cursos
Inicio Quiénes Somos Vídeos y Multimedia Los Cursos de Reiki Contacto Reiki Gratuito Documentación Reserva de Cursos

Más actividades de la Fundación Sauce.

Una Web

de la

Los Cursos de Reiki

John Curtin,

Maestro de

Reiki

¿Te gusta?

¡Comparte con tus amigos!

Visita nuestro Canal de Youtube para más vídeos sobre Reiki Visita nuestra página de Facebook Reiki  Cursos y  Documentación


  


La bulimia es una enfermedad que reacciona bastante bien con tratamientos de Reiki. En base a mi experiencia con pacientes que sufren de bulimia he podido constatar que los resultados son muy positivos. Hay que matizar sin embargo que esta experiencia no se debe extrapolar a todos los casos de bulímicos puesto que en Reiki el mayor trabajo para sanar lo realiza el paciente y no el terapeuta. Por ello, los resultados dependen en una gran medida de la persona que padece estos síntomas y no se puede generalizar.


La primera premisa para que Reiki sea realmente efectivo es que el paciente sea plenamente consciente de su enfermedad y QUIERA sanar. A primera vista esto parece una obviedad pero no lo es, me he encontrado con varios casos de personas que acuden a Reiki para que esta terapia les cure, sin poner nada de su parte y sinceramente, no funciona. Hay más sobre este tema AQUI.



 


 Reiki trabaja de forma independiente de las creencias del paciente




La razón por la cual Reiki funciona tan bien con personas bulímicas es quizás el gran componente psicológico de la enfermedad. En la bulimia aparecen síntomas físicos que tienen un origen psicológico y Reiki, como todo método holístico, funciona en los tres planos de la persona; tanto a nivel físico, como psicológico y espiritual, ayudando a sanar a la persona desde la raíz del problema y en profundidad.


Lo cierto es que Reiki actúa de una forma casi inmediata con los síntomas; la persona suele reducir el nº de vómitos o incluso dejar de vomitar desde las primeras sesiones. A partir de ese momento, esa persona puede empezar a sanar la causa de su dolencia, es decir, una vez sanado el síntoma físico, comienza la sanación a nivel mental y espiritual.



























El proceso de sanación profunda actúa de 2 maneras. Hay personas que necesitan el proceso mental para llegar al fondo de su enfermedad. En estos casos, Reiki "saca a la superficie" los antiguos traumas que suelen haber desencadenado este comportamiento y hace que los afronte y supere.

En otra ocasiones, Reiki sana de una forma subconsciente. Es curioso, pero varios pacientes han "liberado" la causa de su trastorno sin saber muy bien el trauma preciso que lo causó y a continuación han sanado.


Puesto que Reiki trabaja con energía, los traumas se presentan como "energía atrapada" y no siempre hay una identificación consciente de lo que representa esa energía, la persona solo sabe que ha conseguido liberarla.


El proceso a menudo no es fácil, y a veces puede tardar varios meses con sesiones semanales, pero tarde o temprano suele conseguirse la sanación.