“Reiki es una técnica práctica y eficaz para sanar enfermedades, eliminar el estrés, relajarte y sentirte feliz mediante la canalización de "energía universal", una energía que nos rodea y al que cualquier persona puede tener acceso después de hacer un curso de Reiki.”

Más cursos de la Fundación Sauce.

Actividades Cursos
Inicio Quiénes Somos Vídeos y Multimedia Los Cursos de Reiki Contacto Reiki Gratuito Documentación Reserva de Cursos

Más actividades de la Fundación Sauce.

Una Web

de la

Los Cursos de Reiki

John Curtin,

Maestro de

Reiki

¿Te gusta?

¡Comparte con tus amigos!

Visita nuestro Canal de Youtube para más vídeos sobre Reiki Visita nuestra página de Facebook Reiki  Cursos y  Documentación


No sé si existen las casualidades.. soy más partidaria de creer en el destino, de algo que se ha pre-escrito en algún sitio y que "en parte" estamos limitados a sobreescribir. Digo en parte, porque también está en nuestras manos el poder cambiar parte de nuestro destino. Recuerdo que durante la segunda estancia (por llamarlo de alguna manera) de mi novio en la UCI, y aún cuando él estaba inconsciente, le contaba esta teoría, le decía que ese era uno de los significados de la película Matrix, que él nunca llegó a entender en todos sus significados: el destino se puede modificar. Lo curioso es que cuando lo subieron a la habitación, me comentó que había oido voces durante el periodo de UCI…


Pero bueno empecemos por el principio. A Carlos, mi novio, le diagnosticaron cáncer de recto hace 2 meses y medio. Durante las pruebas del preoperatorio también le detectaron metástasis en el hígado. Parecía que no nos reponíamos de un mazazo cuando llegaba otro.


Antes de ingresarlo, visitamos a unos amigos en Roma y durante una de nuestras excursiones, pasamos por un lugar donde estaban dando un curso de Reiki. Este sería nuestro primer "contacto" con Reiki. Nuestra pareja de amigos, maestra ella e ingeniero él, habían hecho el curso de Reiki I hacía tiempo y nos recomendaban su práctica. Si bien él no lo practicaba (su bagaje científico le impedía "reconocer" su poder), admitía que su esposa era fiel seguidora y obtenía muy buenos resultados, incluso con la madre de él.


Al regresar a Madrid, busqué en Internet y encontré a mi maestro, John. Los primeros contactos al teléfono me sirvieron para poder asimilar la idea de Reiki. Yo tambien necesitaba cambiar el chip y entender lo que significaba Reiki y cual era su poder. Hice participe a mi novio de todo ello que prestó atención pero no se mostró tan entusiasmado como yo. Yo estaba desesperada porque quería poder hacerle todo más llevadero y Reiki era algo "raro" que podía ayudarlo. Pensaba: aunque todo este rollo no vaya mucho conmigo, nada se pierde por intentarlo.


Había una diferencia de grado entre Carlos y yo, yo tenía mucha más esperanza en Reiki que él antes de la intervención. La intervención debió ser única (tumor en el recto y metástasis juntos) pero fue demasiado complicada y el doctor decidió dejar las metastasis para una fecha posterior. A los 4 días de la 1ª intervención, Carlos sufrió una peritonitis y el médico decidió intervenirlo de nuevo. Fue una operación a vida o muerte.


Durante las 2 horas que transcurrieron desde que el médico me lo dijo a mí hasta que se lo dijeron a Carlos y se lo llevaron al quirófano, pedí a John que le enviara Reiki a distancia. Lo curioso es que yo no le comenté nada pues no quería preocuparlo. Sin embargo, cuando se lo estaban llevando al quirófano, me pidió que llamara al Maestro para le diera Reiki a distancia. Fue la primera vez que él me lo pidió.


Tras la segunda operación, John le dio sesiones diarias de Reiki en la clínica mientras yo realizaba el curso de primer nivel. Fue mejorando progresivamente y poco a poco se fue "enganchando" literalmente al Reiki. Durante su estancia en el hospital, Carlos parecía pedir más de lo que necesitaba (a excepción de la primera fase) Yo lo intuía por los comentarios de John: "Ella puede darte Reiki, yo puedo venir día si y día no.." pero Carlos se sentía más "protegido" así.

Salimos del hospital un par de semanas y durante ese tiempo, Carlos no me pedía que le diera Reiki. No era que no lo quisiera, sino que se "olvidaba" de que aún tenía algo que había que eliminar, las metástasis. Volvimos al hospital, volvieron a operarlo y yo le daba sesiones diarias.

Cuando regresamos a casa esta vez, si que me comenzó a pedir sesiones. A estas alturas, Carlos esta firmemente convencido de que Reiki funciona y puede ayudarlo en el futuro a superar o sobrellevar mejor la quimioterapia y radioterapia.

Yo me he dado mis sesiones diarias y aún no "percibo" todo lo que a mi me gustaría. Aunque como dice el Maestro, Reiki te da lo que necesitas en cada momento y no lo que tú quieres. Supongo que también es un periodo muy especial y que al menos Reiki me ha ayudado a mantener la calma y lucidez durante 1 mes y medio de estancia en un hospital.